Postre moral

Uno de los descubrimientos más complicados de aceptar en mi interior recientemente, es aquel de que una cantidad considerable de mis amigos hacen cosas horribles, comportamientos que son de malas personas, me pone un poco pensativo y acongojado saber que en ocasiones estos saben que sus actitudes son incorrectas, pero igual lo hacen y piensan que, aunque lo que están haciendo está mal, pues hay cosas muchas peores.

Mencionando eso último que ellos piensan que hay cosas peores, me parece frustrante esa actividad de hablar cosas negativas de gente que no esta presente en la conversación (en general me parece frustrante hablar cosas negativas de la gente, pero si no están presentes es simplemente muy incómodo).

Those Not Present
La conversación del calamar gigante se hace más agradable

The Good Place, el programa de TV que anteriormente he mencionado que me parece encantador hace mención a un concepto llamativo: “postre moral”, que es la definición que dan a esa sensación que tenemos las personas de pensar que merecemos alguna recompensa por hacer el bien.

Hay gente que cree que lo mínimo que debería recibir es una banda que diga que son la mejor persona

Hacer el bien es complicado y es en muy pocas las ocasiones que esto se ve recompensado, hacer siempre el bien es agotador y exhausto, por eso para mucha gente las cosas horribles y deleznables que hacen no los desvela porque simplemente obtener lo que quieren de una situación es suficiente sin importar las consecuencias, siempre y cuando no los afecte a ellos, ni a las personas que les importa.

Es complicado saber como tomar esta situación de que mi generación sea obsesionada con la eficiencia, no perder tiempo, alcanzar metas y ser super organizados con un estricto plan para cada día, Mike Isaac uno de mis columnistas favoritos que escribe para el NYTimes expreso su frustración en relación con esto en el siguiente tweet.

efficiency_mike_isaac.png
Screenshot a un tweet de Mike Isaac expresando su frustración frente a una nueva app que planea optimizar el proceso de pedir comida para llevar

En las corporaciones se me hace confuso que es lo que realmente quieren, porque cada vez es más normal que se haga énfasis en habilidades blandas (el conjunto de rasgos de personalidad, habilidades sociales, comunicación, lenguaje, hábitos personales, amistad y optimismo que caracteriza a las relaciones con otras personas, incluyendo el sentido común y una actitud flexible positiva) a la hora de hacer filtros en procesos de selección, cosa con la que estoy de acuerdo puesto que cualquier empleo o proceso organizacional requiere de comunicación con otras personas y alguien con unas buenas habilidades blandas hará más transparente y menos traumante cualquier tarea pero a la hora de la verdad en el día a día se ve que las empresas aún siguen buscando y premiando a aquel que sea un experto técnico sin importar que tan mala actitud tenga o lo horrible persona que pueda ser.

No se no estoy sugiriendo que uno deba ser castigado por ser introvertido, o simplemente por no querer estar con una actitud 100% positiva y siempre dispuesto a la constante comunicación con buenos ojos en el horario laboral, porque ante todo los empleados son personas y estas tienen sus problemas y sentimientos y es inhumano forzar a alguien que tiene las razones para estar enojado,malcontento,triste o desolado y sin querer hablar a nadie a estar con una sonrisa, eso suena aterrador y parece de novela de Orwell.

Volviendo al postre moral, se supone que en nuestro tiempo libre, ya por fuera de horario laboral, hacemos lo que queremos y allí es donde entra mi conflicto interno con el entorno que me rodea, ver como muchos actúan de manera ruin o bueno mi conflicto no es tanto con eso, porque logro más o menos comprender gente que decide hacer algo completamente malvado e incorrecto porque estos saben que es malo, mi pelea es con aquellos que hacen esas pequeñas dosis de maldad pero que ellos consideran que no lo son, que son parte de la vida, no se preocupan por estas porque en realidad para ellos nunca ha representado daño alguno (cuando daño por muy pequeño que sea, existe).

Hay dos tipos de filosofía moral a los que veo que se apegan la gente de mi entorno y hacen una combinación de estos, el primer tipo es la filosofía que sigue una corriente Kantiana que dicta que bajo ninguna circunstancia son admisibles ciertos comportamiento con pensamientos del estilo “yo puedo estar pésimo económicamente pero no robo porque eso va en contra de mis principios” , la segunda corriente filosófica  es la de los seguidores de Jeremy Bentham el padre del utilitarismo y es la que usan mis conocidos en el 95% de las situaciones de su vida, el bien mayor para la mayor cantidad de gente (“robar está bien pero solo si robando logramos que muchos estén mejor”).

Existe una tercera corriente, la ética de la virtud, esta dicta que tus decisiones morales ya sean correctas o incorrectas no dependen de las reglas que sigues, o los resultados de tus acciones sino en cómo estas decisiones se reflejan sobre tu persona y por qué tomaste ese plan de acción, hay que ser bueno no porque esperamos recibir una recompensa por ello, es algo más relacionado con esa sensación interna de plenitud que surge de hacer el bien porque sí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s